SF Bay Area Indymedia indymedia
About Contact Subscribe Calendar Publish Print Donate

International | En Español

El extranjero
by Albert Camus
Friday Jul 26th, 2013 6:48 AM
Meursault es un hombre sencillo que disfruta de la rutina de su vida. La muerte de su madre cambia de algún modo esa rutina. También, empieza una relación con una chica y traba amistad con uno de sus vecinos. Esta amistad le traerá varios problemas, entre ellos un asesinato. Meursault irá a la carcel y tendrá que ser juzgado.

Todo comienza con la muerte de su madre. Meursault que se encuentra en Argel, ciudad donde desempeña un trabajo sin ambición, sin futuro; una vida sin metas, sin deseos, tiene que viajar unos cuantos kilómetros, para despedirse de su madre. Allí muestra una actitud poco usual para la mayoría de la gente que lo juzga, inhumano, ya que, en vez de preocuparse por su madre, solo se fija en el cansancio que siente, en el calor que lo abruma, pero nunca menciona ningún dolor, por el acontecimiento, que para muchos es muy triste y doloroso. Considerado para el solo como un trámite, regresa a Argel, su vida no sufre ningún cambio por la muerte de su madre, y es de entender, ya que tenía varios meses de no vivir con ella, y ni si quiera ir a visitarla.
Su vida, lleva un tono de aburrimiento perpetuo impresionante, a pesar de tener un romance con María, antigua mecanógrafa de su oficina, su vida, su persona parece no tener ningún sentimiento, ni de tristeza ni de felicidad...
Aparecen en la historia personajes, como sus vecinos, estos, poco importan para él pero, ellos parecen querer tener una relación amistosa con él, pero ha este simplemente le da igual. Raymond uno de estos personajes, se a cerca de él para contarle sus amores y pedirle consejos a Meursault, parece no importarle.
Salamano, que tenía de única compañía un perro, se pierde, y el protagonista le da unos consejos, para encontrarlo.
Su jefe le hace una propuesta de ir a trabajar a París, y simplemente no importa para él, “le da igual”.
María le pregunta si la ama, simplemente responde que no, que eso no importa, hasta le pide matrimonio, y para el no representa algo, pero acepta.
Raymond, le invita a un día en la playa, y le cuenta que es perseguido por un árabe que es hermano de una de sus novias. El día transcurre amenamente; suceden una serie de circunstancias: posee un arma, ya que se la pide a Raymond, para que no dispare a los árabes, y después se encuentra solo, con uno de estos contrarios, y al ver que saca un cuchillo, Meursault se ve obligado a disparar.
Es llevado e interrogado por un juez. El se muestra indiferente ante la circunstancia, el abogado, designado por el juez, ya que Meursault, no le interesaba tener uno, entromete mucho la situación de su madre, con el crimen que se ha cometido, por consiguiente, el protagonista, desprecia al abogado desde el principio.
El juez le hace una serie de preguntas, este simplemente se abstiene a contestar con la verdad, por más fría que es, por tanto el juez lo aborrece, ya que ni siquiera con el crucifijo se conmueve.
Se da cuenta con el paso de los meses que la falta de libertad, el no poder ver a su mujer, el no poder fumar, eran cosas que le necesitaba y extrañaba.
Sus días eran muy aburridos, lo único que traba en encontrar era la forma de perder el tiempo.
Su juicio inicia, y ha este llaman a todas las personas ya antes mencionadas, y unas cuantas del asilo, todas atestiguan cosas que a mi ver eran falsas, ya que lo señalan como una mala persona, y en realidad, no lo era, simplemente no le importaba algo en la vida, era muy aburrido. Entrometen mucho la situación de su madre, en el asesinato que comente, y esto a mi ver también es algo muy extraño, ya que no tiene nada que ver una situación con la otra.
Se le da la sentencia: culpable de asesinato. Sería decapitado en una plaza pública y en nombre del pueblo francés.
Él permanece sin decir algo a su favor, ni si quiera le interesa, salvar su vida, tratar, aunque sea en vano de recuperar su vida, que se le está yendo de las manos.
Su indiferencia, continuó hasta le día de su muerte, en el momento en que estaba apunto de morir, sintió algo de tristeza, por no tener alguien que lo quisiera a su lado.